28 abril, 2010

Son buenos los tacones?




tacones

Pensareis que esta entrada trata sobre la incomodidad de los zapatos de tacón, pero en ese caso estareis equivocados.
Trata sobre lo que me sucedió una vez con un zapato de tacón, evidentemente yo no lo llevabo puesto.

Sucedió lo siguiente:

Salí una noche de sábado de fiesta con mis amigos, mis espectativas estaban por la nubes, esperaba una noche fantástica en que lo pasaría genial.
Si me hubiesen dicho que esa noche el volumen de mis labios terminaría siendo del doble de lo habitual, pensaria que me iba a pasar toda la noche entre los labios de alguna hermosa chica, pero nada más lejos de la realidad.

Al empezar la noche, más o menos a las dos de la madrugada presencié lo que a muchos chicos le encanta ver, una pelea de chicas. Aunque ese mi caso, a no ser que haya barro de por medio y sea por puro deporte. Llegó un punto en la pelea en que una estaba sentada sobre la otra aporreandola, por lo que decidi intervenir. Agarré a una de ellas y como pude las separé. Otro chico decidió intervenir también y agarró a la otra.

Cuando pensé que habiamos terminado con el follón, se le escapó la chica, que agarró del suelo el zapato de tacón que se le cayó a la que yo sujetaba y corriendo vino dispuesta a sacudirle un taconazo en la cabeza. Anticipando la situación, aparte un poco a la que tenia sujeta para evitarle el golpe y adivinad a quien le dió entonces el taconazo. Sí. Presente, en todo el labio.

Así que, en vez de la noche fántastica que esperaba, mi premio fue una bolsa de hielo en el labio.

Dicho esto, las conclusiones son:
  1. Los tacones duelen
  2. Las peleas de chicas nunca traen nada bueno
  3. Sí. Estáis preciosas con tacones, pero intentad no usarlos como arma.
Dada esta experiencia he decidido acuñar un nuevo vocablo:

Anti-karma: Principio universal por el cual, al realizar una buena acción se te castiga proporcionalmente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario