05 julio, 2010

El magnetismo de la negación

Lo prohibido ha ejercido siempre un extraño magnetismo en el ser humano.

prohibicion
¿Cuantas veces se nos prohibe algo y por el simple placer de contrariar hemos deseado hacerlo?

Lo cierto es que cualquier tipo de negativa crea un impulso de reacción opuesta en nuestro cerebro.
Esa reacción es activada por una causa determinante, representada generalmente por dos cosas: un color y/o una palabra.
  • La primera está clara.
El Rojo, representante universal del peligro, así como del amor. El color del fuego y de la sangre.
El peligro que trae implícito este color es culturalmente evidente, de ahí su uso universal.

Como comprenderéis, en mi condición de hombre me es inevitable relacionarlo casi todo a las mujeres; asumo esa debilidad.
Y cómo no, el grupo representante en este caso son las pelirrojas, que con las características atribuidas por este color, resultan sumamente fascinantes.
isla fisher

  • La palabra es también evidente: No
El ''NO'' también atrae sobremanera; y es el principal interruptor de ese impulso de reacción opuesta.
La complejidad del No radica en la variedad de fuerza y entonaciones posibles.
Un sí siempre es sí, en cambio un 'no' tiene muchos grados y puede incluso, llegar a ser un sí enmascarado.
no

No hay comentarios:

Publicar un comentario