24 julio, 2010

Inocente infancia

Hoy mientras ordenaba mis cosas encontré unos poemas que escribí cuando tenía siete años.

Han brotado en mi mente montones de recuerdos de mi niñez,tiempos en los que era simplemente feliz.
Digo simplemente porque no fui un niño de mama al que se le concedían todos los caprichos y sin embargo era real y absolutamente feliz.
Tenía todo lo que un niño necesita para serlo,e ignoraba por aquel entonces,muchas cosas que me lo impedirían.
Ahora me sorprende lo poco que necesitaba en aquella época para ser feliz.

Se suele pensar que lo más caprichoso que hay es un niño,pero no es así.
Con los años uno se vuelve más exigente,''necesitamos'' más cosas que antes.Deseamos y queremos demasiadas cosas,cosas que son en realidad,innecesarias.

Poemas

Mi vida es una historia
sin remedio ni memoria
cuando intento recordar
empiezo a llorar.
Estos son mis sentimientos
que en un poema os cuento
lleno de alegrías y poesías.

infancia

Soy joven
tengo que estudiar
o no iré a la universidad.
Hoy me despierto muy tempranito
y vi a mi conejito
y se escapó despacito.

conejo

Me gusta la nieve
y él no se mueve
del frío que tiene
mientras jugaba
ellos compraban.
Y se acabó mi poesía
ya me despertarás de día.

nieve

Por aquel entonces la coherencia no era mi fuerte,pero lo intentaba.
Al volver a leerlos me vinieron a la cabeza ¡tantas trastadas! que hice en aquella época,que no pude parar de reír.

No hay comentarios:

Publicar un comentario