26 septiembre, 2010

Emociones confusas e incontroladas

autovias

En un día como hoy me invade cierta melancolía. Nostalgia de tiempos anteriores, cuando todo era más sencillo.
Cuando empezaban a ocurrir las cosas.Días en los que una sola cosa o persona ocupaban todo mi pensamiento. Y esos días no son ni mucho menos tan lejanos. Tenían sus más y sus menos; un menos evidente era la ingenuidad,un más la inocencia. Ahora las tornas cambian gradualmente y lo único que realmente extraño es la pureza inicial,el gozo de la ignorancia y maravillas del instante,sin condicionantes. Todo esto en una sola palabra...
rosa

Ahora noto como terminan ciertas cosas y empiezan otras nuevas, pero no puedo evitar sentir que pude hacerlo mejor.
La inexperiencia con ciertas emociones te hace obrar de extraña manera, pero así es la juventud.Se han de cometer errores para aprender de ellos,aunque siempre me pregunto si pudo haber sido distinto.

Si no pude haber conocido a ciertas personas en mejores circunstancias,pero quien soy yo para cuestionar lo que debió o no, suceder. Como en todo, tenemos una parte de voluntad y de libertad.Pero hay cosas que escapan a nuestro control y con el tiempo se ha demostrado, que todo sucede por algo.

¿Pero como puede un idealista aceptar que algo no deba ser perfecto?
No puede.Esa es quizás, la principal paradoja de mi vida.
Pues creo firmemente en el infinito potencial humano,podemos lograr cualquier cosa.Pero en el momento en que nos etiquetamos, perdemos parte de ese potencial.
No diré que es demasiado tarde, pues nunca lo es. Pero sí más difícil.

love

5 comentarios:

  1. ¡Qué sincera y bonita entrada! Es verdad que es difícil no equivocarse o crer que uno se equivoca pero lo importante es que lo has vivido y que todo sirve para hacernos crecer como personas. Y que solo pasan estas cosas cuando eres joven no es cierto, depués también porque la inocencia no se tiene por que perder.
    Sin duda eres una idealista, pero ante todo eres una persona con un corazón sensible...saca provecho de ello y sienteté orgulloso porque es un gran valor hoy día.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay, Uss! Yo tb he tenido esa sensación que tan bien explicas... Y además, la tengo de una manera recurrente.

    Sólo te doy un consejo, puede que el único que te de en la vida: Nunca dejes de ser idealista, pues el día que lo dejes de ser te convertirás en un cínico y Dios quiera que no.
    Pienso que es bueno ser idealista y tener ideales, pero eso sí, con los pies bien puestos sobre la tierra.

    Un fuerte abrazo,

    Amber
    P. D.: Como puedes ver, aquí estoy otra vez de vuelta. Ya más animada y con más fuerzas y buenas vibras.

    ResponderEliminar
  3. El idealismo forma ya,parte de mí,por suerte.
    Y sí,me alegro mucho=)

    Un abrazo,Amber!

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado tu reflexion y te felicito por abrirte a la gente que te sigue.supongo que todos hemos pasado en algunos momentos por esa situacion, sobre todo cuando somos jovenes y tenems un futuro por delante. Es bueno tener objetivos, metas que cumplir...idealismos sino la vida pierde sentido.

    Aqui dejo esta frase para reflexion de cada uno:

    Muchas personas pierden las pequeñas alegrías, esperando la gran felicidad.“ Pearl S. Buck

    Lidia, cuidate.

    ResponderEliminar
  5. Gracias,Lidia
    Preciosa frase,por cierto.

    ResponderEliminar