09 julio, 2011

Como pez en el mar

fondo marino

Nunca me he considerado un ser muy acuático. Lógicamente me ducho todos los días, pero no me refiero a eso.
Hablo del verano, del mar y la playa. Se nadar,pero no es en absoluto mi fuerte. Para ser más claro, si me dejas 10 minutos en el mar lo más probable es que me hunda como un ancla.

A pesar de mi poca voluntad para ello, nadar no es algo que se pueda evitar en verano, a no ser que quieras arder como un vampiro al sol.
Y el otro día entre brazada y brazada, recién comenzado el verano va alguien y me dice: ''No te preocupes, que hay muchos peces en el mar''. Imaginaos mi asombro. Por un instante me quedé pasmado, y luego le respondí: ''Pero si a mí nadie me ha dejado''. Y él ni caso, empezó darme la brasa.

peces


Suena muy bonito cuando te dicen lo de ''hay muchos peces en el mar''.
¿Pero quién ha dicho que quiera un pez? ¿De qué me sirve a mí una anguila o una piraña? ¿Para qué quiero una lubina? Y por el amor de Dios, que alguien me diga que es lo que puedo hacer yo con una trucha.

Si he de escoger, quiero una sirena.

sirena

¿La razón? Su canto.
Obviamente es una analogía. No hay nada que me fascine más en una mujer, que una bonita voz.

2 comentarios: