14 abril, 2013

El complejo de Titan

titan atlas


No deja de sorprenderme el descomunal ego de la gente. Creemos ser la culminación de algo cuando no somos más que un proceso. La evolución,
señoras y señores continua, al igual que la selección natural. Creer que la naturaleza dejó de hacer su trabajo por la llegada del hombre es absurdo.

Siempre me ha hecho gracia la idea de que dentro de 500 años toda la población humana pueda ser obesa e inútil. Eso solo dice de nosotros que creemos estar por encima del orden naural de las cosas.

Ojipláticos como pasmarotes quedan todos ante personas con capacidades 'sobrehumanas'.
Asombra por supuesto que una persona nade igual que un pez,trepe como un macaco, tolere sustancias tóxicas que a otro matarían, o que alguien sea capaz con la mente, de controlar su sistema nervioso central para tolerar el dolor sin poner en alerta su cuerpo tras atravesarse con un fierro punzante todo el brazo.
No deja de ser asombroso,¿pero por qué buscarle el truco? Extraño nunca significó increíble, ni desconocido inexistente o imposible.

Los animales, sabios por la conciencia natural, se rigen por el código 'adápate o muere'. No siendo limitados por una mente consciente que en tanto que crea sus propias ideas, crea eufemismos como 'adáptate o quédate atrás'.
No seamos ingenuos, las reglas no han cambiado. El universo no decidió cesar en sus constantes cambios cuando aparecimos en la Tierra.

En definitiva, más nos vale espabilar. Porque como especie, teniendo en cuenta nuestras posibilidades, por ahora dejamos mucho que desear.

meditacion


Seguir leyendo