30 marzo, 2014

Atropello en el Sant Pere

parque
Fotografía de Voyageuret
Hasta hoy mi filosofía, tanto en el Blog de Uss como en la vida diaria ha sido apolítica. La idea era sencilla. No me gustan los conflictos. Hablar de política crea conflictos. Y por tanto no hablaba de política.

Sin embargo me di cuenta de que vivir así es vivir engañado. Queramos o no, la política rige nuestras vidas y es parte estructural de nuestra realidad.

Así que hoy rompo mi silencio, no para apoyar a un partido u otro, sino para dar voz a una campaña que cuenta con mi total apoyo. Sin otro objetivo que el de defender los intereses de los habitantes de mi ciudad, mis intereses.

En Gandía tenemos un parque muy característico, un gran parque. El Sant Pere, lugar en el que pasé gran parte de mi infancia. Un sitio ideal para niños, donde junto a mis amigos y hermanos viví toda clase de aventuras.

hermanos en sant pere

Allí teníamos todo lo necesario para una tarde de diversión. Un laberinto rodeado por un estanque con nenúfares para jugar al escondite, un circuito de piedras en caracol donde hacer carreras, zonas para jugar a la pelota, columpios y pequeños cerros llenos de árboles y arbustos que eran para nosotros como una selva en la que solo se aventuraban los más intrépidos.

Años después, al pasar por allí no puedo evitar sonreír al recordar las experiencias que viví en ese parque y me alegra ver que los nuevos jóvenes mantienen el legado, disfrutando de él como hicimos nosotros en nuestro momento.

Ahora todo esto está en peligro. En vez de procurarle un buen mantenimiento, el nuevo alcalde de la ciudad, haciendo oídos sordos a la firme oposición de los vecinos del barrio, piensa remodelar todo el parque únicamente con fines electoralistas. Invirtiendo la desorbitada suma de 700 000 €. Un dinero que no tenemos. Y de tenerlo no querríamos gastarlo en remodelar por completo algo que ha funcionado toda la vida y que hasta hoy sigue cumpliendo su función.

sant pere

Por mucho que lo pretenda, señor Torró, Gandía no es ni será Ibiza. Tenemos nuestra propia esencia y la firme intención de preservarla.



2 comentarios:

  1. Yo he sido adulto en el park de Sant PEre, mientras mis hijos eran pequeños. Han jugado en ese parque como en plena naturaleza. Han corrido por entre las piedras. En su tiempo. jugaron con el agua que corría por los dos pequeños ríos artificiales que funcionaban perfectamente. Hemos cuidado pájaros que caían de los nidos, hasta que se iban de casa a continuar con su libertad y su vida. No hay que crear la Plaza de Sant Pere, sino conservar el Parc de Sant Pere. Es mas barato, y mucho mas educativo.

    ResponderEliminar
  2. Cierto Astromanía, confiaremos en que la voluntad de todos nosotros pese más que la terquedad de uno solo

    ResponderEliminar