07 abril, 2014

La aproximación inconsistente


gente discoteca

Quiero comentar una practica habitual últimamente en pubs y discotecas. Maniobras de acercamiento muy poco efectivas y casi peligrosas.
Como ya dije una vez en el blog, en mi experiencia una discoteca no es el mejor lugar del mundo para ligar.

Uno está tan tranquilo bailando con sus amigos mientras que un grupo de chicas se va acercando a medida que bailan. De entre ellas, la chica en cuestión se acerca a uno todo lo posible, colocandose justo detrás y empieza a sacudirse golpeandote por todas partes.

En las películas esto funcionaría así:

-¿Estás bien?- pregunta él
-Sí- dice ella sonriendo -qué torpe soy, lo siento
-No te preocupes, nos pasa a todos-
dice él con tono tranquilizador
-Por cierto, me llamo John
Y se crea la magia.

Pero eso chicas, en la vida real no sucede. En el mundo real, ella baila detrás de él tan desbocada que le deja las costillas abombadas a golpes. Por lo que él se molesta, aunque intenta no decir nada por cortesía.
-Después de todo solo quiere pasarlo bien con sus amigas- Se obliga a pensar

Pero pretender que alguien se gire 180 grados para hablar contigo sin haber llegado a verte, porque se supone que lo que haces es una especie de luz verde, es mucho pedir. Seas quien seas.
mujeres bellas

Con que mujeres del mundo, os hago humildemente este reporte, para que si es esta la táctica de aproximación que empleáis, la mejoréis. No doy ideas porque tampoco soy un experto. Usneando por la red y usando vuestra perspicacia, confío en que lo solucionaréis.

Soy consciente de que los hombres tampoco somos de lo más ingeniosos en ese sentido. Pero para ser justos en el juego de la seducción, vosotras también debéis esforzaros.

Posdata: Eso de "A mi amiga le gustas" tampoco vale.


4 comentarios:

  1. ¿Verdad que sí? No recibes tantos golpes ni entrenando en boxeo.

    ResponderEliminar
  2. Pues si, la discoteca es el peor sitio del mundo para ligar... ¿cómo se puede ligar si ni siquiera se puede escuchar lo que te dicen? ;) Valeria

    ResponderEliminar
  3. Es justo lo que pensaba, Valeria. Un abrazo!

    ResponderEliminar