05 junio, 2014

Fin del año sabático


relax sabatico

Qué puedo decir... Los cambios son una constante en la vida. Cuando 6 meses atrás comencé mi año sabático era muy consciente de que en algún punto terminaría, aunque no esperé que fuera tan pronto. Al final, como una pizza calzone, he tenido que doblar ese año por la mitad.

Durante meses me he dedicado a mi proyecto secreto, en el que he trabajado mucho, aunque no lo suficiente. He exprimido el tiempo ocupándolo de todas las formas posibles:
He leído, he viajado por aquí y por allá, he conocido gente nueva... Todo lo que he comido este tiempo no es ni normal; pero por alguna razón sigo sin engordar, serán los genes. Eso y todo el ejercicio que hago. Siempre he pensado -y creo que lo he dicho ya alguna vez- que si algún día me abandono y engordo, ya no adelgazaré jamás. Me gusta demasiado la comida, la buena comida.

También he cuidado de Charles la tortuga, creo que demasiado. Que si un filtro de agua, su bloque de calcio, una plataforma para tomar el sol... Y que no falten las gambas deshidratadas.
«Vaya un mimado. Sus antepasados estarían avergonzados de tanto lujo y sedentarismo.
-En nuestros tiempos solo había sucios estanques que nadie limpiaba-  pensarían».
Así es, de vez en cuando desvarío. Es bastante entretenido; el precio de la imaginación.

A veces se me pasa por la cabeza que debería ser pobre, pero del todo, como en los viejos tiempos. Cuando el aspirante a escritor sabía que pasaría hambre durante su vida. Hambre de verdad. De la que te encoje el estomago; que te lo hace rugir y te pone de mal humor. Hambre de la que aplasta tu orgullo y te imprime humildad. Hambre que alimenta la buena escritura.

Otras veces pienso que lo mío no es escribir, que me gusta demasiado la buena vida. Que a diferencia de Henry Chinaski en 'Barfly', no valdría como vagabundo elegante. Eran buenos tiempos para ser escritor. Los tiempos de Bukowski y el realismo sucio.

Estuve a punto de pasar el verano en Madrid trabajando en un gran hotel. Pero es una ciudad cara y no me cuadraban los horarios del transporte publico. Os preguntaréis qué hace un joven de 24 años sin coche y sin carnet. Pues ser un partidazo.
Nah, es broma. El permiso de conducción es algo serio. Más adelante haré algo al respecto.

Por otra parte, todo tiene un lado positivo. Así que pasaré el verano en Gandía con su respectiva playa y un nuevo empleo que muchas anécdotas promete. Be welcome my friend.

spirou el botones



6 comentarios:

  1. Estupendas reflexiones, amigo. Creo que es un tópico eso de pasar hambre para escribir bien. Cuando se tiene mucha hambre solo se atiende al estómago, es como el dolor. ¿Te puedes imaginar escribir con un terrible dolor de muelas? Tampoco se trata de que tengas un yate lleno de tías buenas y buena bebida, porque también se desatiende la máquina de escribir en pos de esos culos al aire marino. ¿El carnet de conducir? No pasa nada y sobre todo tú que vives cerquita del mar. A las nenas les gusta más hacerlo en una cala o a orillas del mar por la noche que en el interior de un coche. En fin, que tienes todas las de ganar para seguir ligando y escribiendo. Y no veas las cosas que ocurren en un hotel: El hotel de los líos, El hotel del terror; tanto el cine como la literatura nos han dado historias estupendas. Tú las tienes de primera mano.

    Abrazos, amigo

    ResponderEliminar
  2. De vez en cuando viene bien un descanso y un poquito de tiempo para pensar en uno mismo... Aunque como bien dices, todo lo bueno se acaba. Aún así, no creo que tengas motivos para desanimarte, seguro que hay un montón de experiencias enriquecedoras esperándote.
    Y en cuanto a la comida, que sepas que me identifico mucho contigo, pero ya el tema del ejercicio y la constancia es harina de otro costal xD
    Casualmente yo me estoy sacando el carné y a ver si el lunes tengo suerte en el examen... pero ya te digo que hace falta tiempo, paciencia, maña (y buena suerte) para sacarlo jaja.
    Un gusto leerte Uss

    ResponderEliminar
  3. Sí que es un tópicazo,vaya. Lo decía figuradamente; porque soy de los que se ponen de mal humor cuando tienen hambre. Aparte está lo de mi ambición. Tengo que ir a más, o al menos lo intento.

    Pues sí, aprovecharé la experiencia todo lo posible.

    Un abrazo, Francisco!

    ResponderEliminar
  4. Tienes toda la razón Sofía. Hoy ha sido mi primer día y ha estado realmente bien.

    Qué casualidad! Pues mucha suerte en el examen! Ahora a relajarse el fin de semana, después seguro que lo bordas.

    Siempre es un placer tenerte por aquí =)

    ResponderEliminar
  5. Hola, Usman, llego a tu blog desde el de Francisco Machuca. He estado curioseando por aquí y me gusta lo que cuentas y cómo lo cuentas. Así que te enlazo.

    Uf, ¡lo que daría yo por un año sabático! Hasta me conformaría con un mes.

    Vivir es lo que importa, si no tienes experiencia vital, no tienes nada que contar. ¿Te imaginas el diario de una ameba?

    Un beso,

    ResponderEliminar
  6. Bienvenida Tesa! Me alegra que hayas descubierto mi rincón en la red. Acabo de echarle un vistazo a tu blog. Es original, tu formato; muy ilustrado y a la vez no faltan las palabras. Por suerte para mi bolsillo y desgracia para mi tiempo tengo trabajo, con que tendré que dejar para otro día el leerte con más detenimiento.

    Llevo dos días y ya tengo anécdotas, es de locos. Pobre ameba... xD
    Me llamó ayer una señora desde Francia, que se había dejado el pijama en el hotel y que a ver qué podíamos hacer porque no sabía como iba a dormir esa noche.

    Un saludo!

    ResponderEliminar