15 julio, 2014

Just Dance

dancer

Si tuviera que decribirla en una palabra sería liberadora. La danza es electrizante y enérgica; es elegante y armónica.
Al bailar captamos la energía de nuestro entorno, la absorbemos como una planta en fotosíntesis y la canalizamos por todo nuestro cuerpo para liberarla de nuevo más pura y vital.

–Tus músculos comienzan a vibrar, te dejas llevar y empiezan a moverse por sí solos al son de la música. La melodía desplaza la energía rítmicamente a lo largo de todo tu cuerpo; se extiende sin parar y ya no dejas de bailar.

Bailando contribuimos a la purificación emocional del mundo. Y todos sabemos cuánto la necesita. Gracias al baile reconectamos con nuestra esencia; nuestro yo más natural, nuestra naturaleza más animal.

Para cada uno de nosotros existe un tipo de baile. Del azonto al tango; el flamenco, el electro y la salsa, del jerk al charleston, del ballet al mambo. Podría pasarme horas, pues la lista es interminable. Baste decir que al ritmo que te muevas, hay un estilo para ti. Un baile adaptado a la frecuencia que tu cuerpo sintoniza cada día.


La danza es una forma de expresión que no distingue culturas ni religiones, colores ni razas. La danza es un sentimiento, es pasión.
Un arte milenario que aprendimos literalmente de corazón, ya que guiados por sus latidos aprendimos a movernos a un determinado son, siguiendo el ritmo que nos marcaban sus pulsiones.

Los tipos de baile son tantos que cada uno puede escoger el que mejor se adecúe a sus capacidades y talentos, a su estilo y personalidad.

Mis preferidos son el popping y el krump, con un pequeño toque de los modernos jerk y dougie. Y siempre me quedará aprender bailes latinos y de salón. Porque una vez se empieza, todo va rodado.

les twins

5 comentarios:

  1. No soy una experta ni una profesional, pero la verdad es que me encaaanta bailar. Es, como dices tú, una actividad totalmente liberadora... ¿y qué mejor que sentirse libre?
    Espero que estés pasando un buen verano Uss
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Nada mejor que sentirse libre, Sofía. Feliz verano a ti también! Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Me encanta bailar, y ver bailar, aunque no conozco esos ritmos que te gustan, Us, lo miraré por ahí a ver si me entero.

    Era de las que entraba a las discos bailando desde la puerta y no paraba de bailar hasta que me iba.

    Ahora no practico, o muy pocas veces que me da la locura y me pongo a bailar en casa, pero cuando vivía en Barcelona iba dos veces por semana a bailar con un profesor de danza contemporánea y un grupo de gente variada. Lo pasábamos de cine, y volvía a casa renovada.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  4. Oleeee esos Les Twins!!! Un gran ejemplo de pura energía y musicalidad para mi. Ya lo sabrás de sobra.. Estoy de acuerdo contigo con todo lo que mencionas. Es un arte. Disfruto bailando y ver como bailan los demás. Ya que cada uno tiene su forma peculiar y personal de bailar que nos hacen una vez más mostrar nuestro carácter, personalidad, carisma, etc. Además de los muchísimos beneficios .... Y a qué viene esta publicación ?? Te estás planteando en aprender algún estilo de baile ??? Lidiaps

    ResponderEliminar
  5. Sé que eres su fan number 1, Lid =)

    No venía a nada, simplemente surgió. Quizá más adelante con más tiempo libre me lo plantee en serio. Es algo que siempre me ha rondado la mente.

    ResponderEliminar