04 diciembre, 2015

Despejando la mente


Soy una persona muy mental. A veces tanto, que en su servicio me vuelvo algo obtuso. Como dijo Jodorowski, la mente ha de estar al servicio de uno, y no estar uno al servicio de su mente.

Estaba agobiado y molesto en general. Me quejaba de la universidad; de esto, de aquello y de cosas más allá. Poblemas, problemas y más problemas.
Además, soy de ese tipo de personas a las que les cuesta vivir en el presente. Mi mente siempre me lleva lejos, a veces al pasado y con más frecuencia al futuro, pero ambos son sólo ilusiones. Mientras 'estamos' en ellos la vida no nos espera, discurre sin pausa a nuestro alrededor.

Ayer, hablando con mi persona favorita, me dijo: 
«Piensa esto: tienes un lugar donde estar; estudias en la universidad; puedes permitirte ir al gimnasio; tienes buenos amigos, familia y dispones de buena salud; eres guapo, inteligente y tienes una mujer que te quiere y que vendrá pronto a verte. ¿Cuál es tu problema?»
Su claridad me dejó mudo. Quedó patente que estaba siendo un obtuso de primera con mis pequeños contratiempos.


Pasó un rato y decidí salir a comprar pasta de dientes. Había apurado hasta el último suspiro del tubo anterior, así que saldría, compraría dentífrico y volvería. Cuando llegué al supermercado, en vez de entrar, pasé de largo. Hacía sol, sentía el calor en la piel, en contraste con el frío de días anteriores y me apeteció caminar. Caminé por la acera hasta que no quedó más sol, y giré a la derecha. Seguí todo recto hasta llegar a una arboleda, mientras pensaba en las razones que tenía para estar agradecido. Por un momento dejé de escuchar el barullo de los coches circulando, dejé de notar las prisas de la gente que caminaba por la calle. Pude fijarme en lo verdes que estaban los árboles y escuché cantar a los pájaros entre las ramas; ese sonido que siempre está ahí, pero que enmudece bajo el estruendo de los coches a lo largo la ciudad. Seguí caminando y pasé por un colegio donde los niños saltaban, gritaban y corrían con júbilo. Avancé un poco más y descubrí un acogedor restaurante con música exótica que parecía aguardar en calma a ser descubierto.

Tras el paseo, almacené toda esa energía, todos esos momentos: los árboles, los olores, sonidos, el entusiasmo de la juventud y mi nuevo descubrimiento, consciente de su valor.

Por eso las mujeres son de admirar. Son más capaces de permanecer en el presente. A veces veo a una chica y sonrío para mí. No por esa chica en particular, sino por todas en general. No hablo del plano físico, sino viendo más allá. Su naturaleza. Nosotros no estamos mal, pero ellas tienen algo más. Están llenas de vida; son la vida. Agradezco tener a ese alguien que cuando me vuelvo obtuso me da perspectiva.


Seguir leyendo

17 noviembre, 2015

La macrovisión: Teoría de la frialdad

objetivo camara


Tengo una extraña capacidad de cambio de perspectiva:
Consiste en ampliar tanto mi visión de las cosas, que lo mundano resulta insignificante. Una visión global de la humanidad que me libra de las emociones. A veces cometo el error de hablar con la gente desde este punto de vista y me tachan de frío o insensible. No soy frío y no soy insensible. Pero objetivamente, ¿qué valor tiene una vida cuando la comparas con infinidad de ellas? Cada cierto tiempo perdemos una frecuencia auditiva, una frecuencia concreta que no volveremos a escuchar jamás durante el resto de nuestras vidas, pero no lloramos por ello.

Cada otoño el árbol pierde sus hojas. Eran importantes, sí; formaban parte de él, pero el mundo continua y el ciclo sigue. Es parte de la naturaleza: la vida, el cambio y la muerte.
Si aplicamos la analogía a todo el conjunto existente de la humanidad del que formamos parte, como hojas del árbol, caemos y otras pasan a sustituirnos, es el orden natural de las cosas. En nuestra condición humana nos vienen impuestas las emociones y los sentimientos, son gran parte de lo que nos hace humanos, pero eso no quita el hecho de que la muerte sea algo natural e inevitable, algo tan aceptable como lo es la vida. 

comunicacion de masas
No os dejéis manipular, pensad.

¿El fin entonces, justifica los medios? ¿Es todo lo que he dicho antes cierto? ¿Cuántos estáis de acuerdo? ¿Acaso es humano pensar de ese modo, o más bien creemos estar por encima de la humanidad al ver así las cosas? Si ponemos como perspectiva el final de las cosas, claro, todo esto suena medio lógico. Podría hasta convenceros: como todo acaba, a esas cosas temporales te permites restarles importancia. Pero esas cosas son vidas, personas. ¿Acaso no tiene sólo una vida la misma persona que toma esas drásticas decisiones? ¿Y qué es la vida sin sentimientos ni emociones; sin personas que importen? No somos números.

Ni yo soy un robot, ni lo es nadie que pueda leer y entender esto. Al final cualquiera puede tergiversar la realidad, pero un árbol sin profundas raíces no crece mucho.
Todo el que tenga seres queridos debería entender la importancia de la vida.
Debemos respetarla. La de todos.

sequoias

Seguir leyendo

09 noviembre, 2015

El deporte y sus beneficios

deportistas

Según la ley Lavoisier-Lomonósov: «nada se crea ni se destruye, sólo se tranforma».

Desde la antigüedad se ha utilizado el deporte como mecanismo de transformación de energía. ¿Cuántas veces os ha ocurrido que un gran enfado o confusión os crea la necesidad de movimiento?
Yo descubrí que caminar me ayudaba a pensar en momentos de confusión; correr y el boxeo en momentos de enfado. Las emociones están ahí, y vengan como vengan hay que aceptarlas, pero el deporte resulta un método excelente para canalizar las negativas.

Tenemos la idea generalizada de que ir al gimnasio cumple propósitios estéticos esencialmente, lo que provoca que las personas que no pueden alcanzar los estandares estéticos marcados como 'sanos' o 'ideales' dejen de ir.
Si uno se fija bien hay 3 o 4 tipos definidos de fisionomía en los gimnasios, no más. ¿Por qué ocurre esto? ¿por qué no veo gente grande o gorda en el gimnasio? No es porque sean unos vagos tragones. Es porque nos han educado planteando mal la situación.

tipos de cuerpos
Variedad de formas
Todos nos marcamos como objetivo, tanto del gimnasio como de hacer ejercicio, el lucir mejor; pero eso es una tergiversación del orden natural de las cosas. El gimnasio es deporte, y el deporte sirve para mantener y mejorar la salud. La mejora estética viene como consecuencia de optmimizar nuestra salud. Practicar deporte supone una mejora constante de la salud en todo aquel que lo practique, pero el grado de la mejora estética varía mucho de unos a otros. Por eso marcarse objetivos estéticos sin conocer antes nuestro cuerpo es absurdo. Esto causa el abandono de la actividad física, con todos los perjuicios que conlleva esa decisión a nuestra vitalidad.

Hay infinidad de tipos genéticos, y eso provoca que si uno tiene una complexión grande, con huesos grandes, por mucho que adelgace nunca va a ser estrecho de caderas. Por otro lado hay personas que como yo son delgadas y que por mucho que quieran nunca van a pasar de un volúmen máximo, siempre determinado por nuestra genética y nuestro tipo somático. Hay que ser consciente de nuestras posibilidades a la hora de plantearnos las cosas. No se puede pretender perder 30 kilos si tu peso ideal está perdiendo 8, ni ganar 15 kilos si has alcanzado tu tope de desarrollo muscular.

enfrentando a los miedos

Independientemente de nuestra naturaleza, todos tenemos nuestros demonios; unos lo bastante fuertes como para desestabilizarnos por completo, a los que tarde o temprano hay enfrentarse, y otros a los que basta con mantenerlos bien atados. En cualquiera de ambos casos necesitamos fuerza. No física necesariamente, pero sí es cierto que desarrollar la fuerza física y el ejercicio cardiovascular ayudan a mantener la mental.
Una buena sesión de ejercicio físico, produce las endorfinas que aumentan nuestra fortaleza mental, física y emocional. Una gran herramienta para mantenernos sanos y estables.

niña que controla a sus demonios


Seguir leyendo

03 noviembre, 2015

Who are you?

mirar ver

Los sentidos nos engañan con frecuencia. En ocasiones nos dejamos engañar, acostumbrados a ver las cosas por como están, y no por como son.
Hace un tiempo tuve una conversación con alguien muy especial sobre la diferencia entre el verbo ser y el verbo estar. En inglés no existe diferencia entre los dos verbos, ya que  ambos son «to be». Esa una de las razones por las que aprecio el español. Solía llamarle castellano, pero es mucho más que eso, por lo que resulta impreciso llamarlo así. Uno de sus aspectos más valiosos es el potencial de matización que nos ofrece.

  A lo largo de la historia, la influencia y cultura de muchos pueblos se han combinado para formar este idioma tan completo que compartimos hoy: árabes, celtas, romanos, visigodos y vascos contribuyeron, amoldaron y enriquecieron el que hoy evolucionado, conforma el idioma español. Es una de las mejores lenguas para expresar prácticamente cualquier idea con sinfín de opciones, aunque me parezca más bonito el francés o más enfático el inglés.

amor en varios idiomas

Hay acepciones que se expresan mejor usando directamente otro idioma, porque la estructura y manera de ordenar las ideas de una cultura a otra, provoca que expresiones muy claras y concretas en un idioma sea vagamente representadas con su traducción a otro idioma, o que directamente no haya manera de decirlas porque no existe un significante para la idea que intentamos traducir.
El mejor ejemplo es una expresión yagán, de la Tierra del Fuego: «mamihlapinatapai», que representa el cruce de miradas entre dos personas que ansían que ocurra algo que ninguno de los dos se atreve a iniciar.

Como decía, resulta muy sencillo mirar las cosas por como están en este momento. Pero requiere un tipo distinto, más complejo de visión, el poder verlas tal y como son. Conocer a alguien o algo a lo largo del tiempo facilita esta tarea. Nos permite percibir pese a los cambios que sufre, que hay un fondo que permanece; un fondo que suele quedar invisible, a menos que observemos el tiempo necesario.

estado animico

El estado de ánimo es un buen ejemplo de lo que trato de explicar. Si consideramos que una persona es la suma de su experiencias, su manera de pensar y los ojos con lo que mira al mundo, podemos verla como un todo. Un algo que permanece, como un pilar; una esencia a considerar pese a los cambios aparentes, un ser. A veces el estado anímico nos empuja a límites en los cuales ponemos en duda el valor de ese ser. Sin embargo, hay un motivo por el que se llama estado, es algo que está; y todo lo que está es susceptible de cambio, temporal.
Es superficial, y por malo que sea ese estado no debería cambiar nuestra manera de ver al ser en cuestión. Como proyecto de economista, un ejemplo apropiado sería: por mucho que arruguemos un billete y por mucho que lo pisoteen o lo pisoteemos, su valor no va a cambiar.

Es importante no mantenerse en esa capa de superficialidad de las cosas y las personas, ya que a veces detrás de aquello brillante y glamuroso no hay más que mugre o vacío, y detrás de aquello simple y sencillo puede esconderse algo complejo y apasionante. A veces. Sólo hay que observar con detenimiento y abrir la puerta adecuada.

https://www.flickr.com/photos/hhchu/with/8345185891/

Las personas son capaces de percibir a los farsantes. No ha de ser algo consciente, pero con el tiempo se nota cuando alguien no es natural. Observa tus debilidades y acéptalas, descubre tus fortalezas y asiéntalas. Solo así puede una persona tener éxito en cualquier ámbito. La clave es siempre la misma, la actitud; pero la actitud que se construye sobre una personalidad que no es la propia, es inconsistente, fugaz. Construye actitud sobre tu veradera personalidad y entonces estarás creando una auténtica coraza. No un escudo para protegerte del mundo, sino un brillo con el que exponerte a él; una marca personal con tu propia rúbrica. La firma que garantiza que eres el único tú que existe, que ha existido, y que existirá. Podemos ser mejores o peores actores, pero nadie puede fingir para siempre. La mayor probabilidad de éxito está pues, siendo natural, siendo uno mismo.


flor de loto
Ser y estar
Esencia y estado
Permanencia y fugacidad, by Uss.

Seguir leyendo

25 octubre, 2015

Californication


David Duchovny

Una serie que trata del amor, de la familia y de las vueltas que da la vida. La cruda historia de un hombre problemático, pero de gran corazón. Un claro ejemplo de cuando las intenciones son buenas con nefastos resultados. Pero no os engañéis, os hablo de la serie en conjunto; episodio a episodio Californication os hará reír hasta llorar y sentir hasta rabiar. Os introducirá, casi sin permiso, en una montaña rusa de emociones bien orquestada.

Una ambientación fresca, como lo es California, se encarga de dar brillo a la historia, contrastando con el tono gris del trasfondo, que representa la soledad de un hombre que ama a su gente, pero cuyos demonios le obligan a mantener las distancias, intentando evitarles las consecuencias negativas de casi todas sus decisiones.

Una oda al universo literario, ambientado en un mundo de rock and roll; un homenaje al siglo XX en plena era digital; la historia de un hombre analógico en tiempos modernos.

David Duchovny interpreta a Hank Moody, un afamado y reconocido escritor de la vieja escuela, cuyo talento le ha abierto numerosas puertas; oportunidades que facilitarán su entrada a más de un lío.
Tiene una mujer y una hija, aunque no son una familia convencional. No están casados, oficialmente. Ella es arquitecto, su hija es una niña inteligente y curiosa, y Hank... bueno, Hank es un hombre duro en apariencia, que siente más de lo que muestra. Un hombre que se escuda en el humor negro y la autoparodia como crítica hacia sí mismo en particular y la sociedad en general.

No os hablaré de su Sancho Panza: Charlie Runkle, el compañero de fatigas. Dejaré que le descubráis por vuestra cuenta.

californication personajes

Don't Smoke, kids
Seguir leyendo

19 octubre, 2015

Los 7 hermanos


¿Quién sueña con el fin de Sueño?

Un buen hombre atraviesa el charco,
al otro lado del río un niño observa;
luces de neón iluminan las calles
en un distrito donde el sol no llega;
una mujer aguarda con impaciencia
deseos y secretos que no recuerda.

La mujer del sótano tiene mucho frío,
ve sin ánimo que su esperanza se aleja;
pisadas, barullo y confictos resuenan,
el niño tiene hambre, aprende, espera,
espera al padre que no llega, y sueña;
sueña un mundo, y todo es como debiera.

Que las palabras surgen de un suspiro,
que los sonidos provienen de la mente,
sentimientos que no sólo son lamentos,
e ideas que nacen de un noble corazón;
el niño siente una neblina de ilusión,
pero amanece, y la verdad nada cambia.

Su libertad en una ocasión arrebatada,
el fino oro verde le cegó, y la desidia;
hombre dejó atrás y sin pensar a su familia,
hoy delirio vive con él, le hace compañía.
El niño creció, ahora es padre, ya no sueña;
la mujer no siente ya frío, no siente nada.

La vida aparece en un sueño; todo antes de ser, es una idea. Para aquellos que dejan de soñar, ha empezado ya el final. El sueño es el comienzo, y la muerte el desenlace. Soñad pues, soñad.

Inspirado en 'Sandman', by Neil Gaiman.

Seguir leyendo

09 septiembre, 2015

La multitud acallada

manifestacion

En tiempos en los que tener una opinión resulta de lo más comprometido, surgen los artistas más estrambóticos e irreverentes. Es cierto que en la era de la información se habla más que nunca: facebook, whatsapp, twitter... pero la verdad es que nadie dice nada.
Cuando las personas sufren en silencio, llega alguien dispuesto a chillar por todos, como poseído por alguna droga delirante. ¿Son valientes o sólo temerarios? La elección depende del criterio de cada uno.

Esta situación me recuerda a la introducción de una historia de superhéroes estereotípica, pero como digo siempre: los estereotipos tienen una base de certeza, para ser considerados tales. Las ficciones de superhéroes tienen su origen en la necesidad humana de protección ante la represión, la desigualdad o la simple carencia de seguridad.
Todo ello transmite un claro mensaje, vista la nueva generación de artistas que han dado nuestros tiempos:

Kanye West
El patriarca del inconformismo. Posee un talento que brilla por sí solo, pero es su duro trabajo el que le ha llevado a donde está ahora. Kanye es un rapero con espíritu de estrella del rock; sigue sus emociones allí donde le llevan. El mismísimo Paul McCartney dijo de él que es un poeta. Kanye es un creador de tendencias tanto dentro como fuera de Estados Unidos; lo que hace provoca siempre un impacto, en el hip-hop y fuera de él. Con cada uno de sus videoclips demuestra ser un visionario . Hace poco, tras recibir el VMA a la vanguardia artística, dijo que es el tiempo de las ideas y el avance, anunciando con ello su candidatura a la presidencia de USA en 2020.

kanywe west suited

The Weeknd
Su éxito es conocido. Esta revelación del RnB y el pop, aun siendo un éxito internacional, no filtra en absoluto el contenido lírico de su obra; defendiendo como ha de ser, que es arte y éste puede no gustar.

he weeknd

Amy Whinehouse
La voz del jazz. Amy también representó al soul de la mejor forma posible, con toda su alma. Su calidad artística es comparable a los mayores exponentes del género. Una mujer que sufrió mucho en vida, pero que jamás lo reprimió; prueba de ello es su vívida obra.

amy reina del soul

Kendrick Lamar
Este polifacético artista surgió como una flor de loto para despertar a una generación. K-Dot es el sabio que trascendió el hip hop; su último álbum está considerado el mejor de todos los tiempos. Un maestro de las palabras que representa a través de su lírica historias de lo más visuales. Trasmite un mensaje enérgico, positivo y esperanzador a la juventud.

king kendrick

Nicky Minaj
La mujer de las mil caras, una creadora de alter egos. Esta influyente rapera habla sin tapujos. Transgrede lo establecido o bien lo abraza irónicamene, demostrando que todos podemos ser libres.

nicky minaj

Tyler, The Creator
El fundador del grupo Odd Future es un joven de lo más irreverente. Rezuma creatividad por todos sus poros. Tyler dirige sus propios videoclips, diseña su ropa, tiene una serie y lleva empresas con sólo 24 años. Aunque sus letras puedan no considerarse aptas para ningún público, el joven es un genio, y muestra verdades como templos:



Seguir leyendo

31 agosto, 2015

La ciudad bohemia

viaje

Un buen día salí de trabajar con un viaje planeado. Un viaje a la ciudad bohemia. Necesitaba viajar y alejarme de mi enfermedad. También buscaba el consejo y la sabiduría de la única persona que podía ayudarme en aquel momento. Me levanté de la cama apresuradamente al darme cuenta de que llegaba tarde, muy tarde. Tenía todo planificado; y a no ser que fuese capaz de despejarme, ducharme, cepillarme los dientes, planchar la ropa recién lavada y hacer la maleta en menos de 30 minutos, llegaría tarde. Algo imperdonable. Pero fui capaz.

Quizá la falta de café, té o algún estimulante matutino no me permitiera ver que iba con el pelo medio enjabonado, y puede que sólo estuviese medio afeitado, pero lo importante es que llegué a tiempo. Sabía que me había dejado algo importante en casa, pero en palabras prestadas, lo más importante estaba ya de camino, y muy puntual.
Me faltó poco para parar y aplaudirme al llegar justo a tiempo a la estación, ¿pero cómo explicar a alguien que llegaste tarde por satisfacer un estúpido y momentáneo arranque de autoreconocimiento y orgullo personal? Mejor en otra ocasión.

Una vez en el tren, tras localizar uno de mis asientos tipo y colocar la maleta, tuve el primer momento de relajación del día.
Andaba yo pensando en lo curioso que resulta cuando te encuentras a alguien de tu pasado y vives una especie de regresión temporal, cuando entraron unos chicos escandalosos que me sacaron de mi placidez; tras reprenderlos con la mirada pero sin ganas de armar jaleos, decidí cambiar de vagón.

vista desde el tren

Instalado ya en mi nuevo asiento, levanté la vista y me di cuenta de que tenía justo enfrente a mi profesora de educación física de primaria, a la que no veía desde haría al menos diez años.
Tenía delante a una de las maestras que había ayudado a formarme como persona. De repente dejé de ser el hombre seguro y confiado que suelo ser con mis iguales. No había cabida en mí para el ego; los juegos de posición y fuerza social que uno ejerce de forma inconsciente con amigos y compañeros no encajaban en el contexto, pues no éramos iguales, no en mi mente. Ella era una educadora y yo fui su pupilo. Me sentí humilde y pequeño, pero libre, como lo es un niño: sin cargas, prejuicios ni dogmas.

Tras una breve pero gratificante conversación, saqué el teléfono para consultar mis horarios; en el reflejo del aparato había observándome un niño de tez morena y labios gruesos, de ojos grandes y confiada sonrisa. Una sonrisa que parecía decir: «sé algo que tú no sabes».

little Uss

Me vi transportado a los años 90, a los tiempos en que iba al colegio Montdúver, la fortaleza roja del aprendizaje y los deportes.
Desgraciadamente, hay niños que sufren en su paso por la etapa colegial. Para los poco afortunados esta etapa puede ser muy dura, yo sin embargo, la disfruté de pleno. Gocé de la infancia al máximo de mis posibilidades; exprimí cada segundo jugando, corriendo, cayendo y peleando, haciendo amigos y rivales, discutiendo, practicando deporte y aprendiendo de todo lo que me rodeaba, mientras mi cerebro absorbía y crecía. Junto a mis amigos gané medallas y trofeos en basket y atletismo, alguna que otra niña rompió mi precoz corazón, hicimos también nuestros pinitos en volleyball y fútbol. Fueron tiempos espléndidos; malísimos y buenísimos, como todo debe ser en la infancia, superlativo.

De pequeño fui pura energía en movimiento, por eso ahora me permito ser un quasiadulto tranquilo. Hay excepciones para todo, pero me gusta considerarme una persona sosegada, que avanza por la vida con una meta definida. Por supuesto haciendo eses y perdiéndome a veces, pero avanzando constante hacia el cambio, firme hacia las aventuras y dificultades que inevitablemente nos acechan y aguardan en el trayecto. El propósito creo, tanto en éste como en la vida, es poder decir al final: Fue un buen viaje. Y éste lo fue.
arquitectura gaudi barcelona



Seguir leyendo

29 julio, 2015

Las 40 noches del vampiro

noche con luna

Al leer semejante título imagino que os viene a la mente la imagen de un joven vampiro recién convertido, y ya que soy yo quien cuenta la historia, un vampiro negro, por eso de romper los estereotipos, ya sabéis. Blade no cuenta, ha llovido mucho desde entonces. Hay que mantener la mente despierta, ágil e imaginativa; nada de imágenes e ideas prefijadas, necesitamos mentes frescas y abiertas que nos lleven al progreso social que precisamos últimamente.
Bueno, en caso de cumplirse mi predicción y todos los requisitos previos, olvidaos del rollo que acabo de soltaros, porque este artículo bien podría iniciarlo, pero poco tiene que ver con un relato de ficción.

Quizás sepáis y quizá no, que llevo algo más de un mes trabajando de noche, 40 noches para ser exactos. Y con ello no me refiero a entrar a las 8 de la tarde y salir a las 2 de la madrugada, no, ni tampoco a trabajar en una discoteca rodeado de gente. Quiero decir que llevo más de un mes trabajando de 12 de la noche a 8 de la mañana, completamente solo. Siendo lo que podríamos llamar un ser noctámbulo: cual murciélago, luciérnaga o lechuza, pero sin la posibilidad de volar más allá de lo que me permita mi imaginación. Dejadme deciros que las horas nocturnas tienen bien merecida su fama, pues en ellas suceden cosas muy poco habituales. Estamos hablando de un grado de rareza estilo 4° milenio. Sí, ese programa de fenómenos paranormales emitido en cuatro.

tiempo

Sin mencionar las posibles secuelas de abandonar el ritmo circadiano natural, tales como hablar solo, murmurando por lo bajini como si conversases con un compañero a quien el resto del mundo es incapaz de ver u oír, con el que te llevas la mar de bien. Para eso hay que estar bastante loco, pero no lo descarto, la noche trae consigo muchas sorpresas... está visto que soy más diurno que tomar el sol sin fotoprotector.
Más alla de los posibles trastornos psicológicos que podrían afectarme, entre los que se incluyen el síndrome burnout, el trastorno bipolar y los desórdenes del sueño, me ocurren cosas reales y empíricamente demostrables que asustarían incluso a alguien con la sangre fría como un reptil.

Sucede por ejemplo, que mientras estoy facturando esto o archivando aquello se oye un grito en medio del pasillo, voy a ver de qué se trata y nada, ni un alma. O se abre un ascensor que venía del sexto piso y del que no sale nadie, e inmediatamente uno o dos segundos después se abre la puerta automática de entrada por la que tampoco sale ni entra nadie. Y claro, me quedo a cuadros; es físicamente imposible que nadie haya recorrido 15 metros en 1 segundo desde el ascensor hasta la puerta, sin embargo ha ocurrido, así que uno se plantea qué diantres acaba de suceder. Otras veces me llaman a las cuatro de la madrugada para hacer una reserva con toda normalidad, o bien la gente está loca o el loco soy yo yo y tengo alucinaciones antes de lo previsto. Omitiré lo de las moscas porque son obvio producto de mi psique. Imaginad que ponemos una brújula junto a un imán, pues mi organismo es la brújula y vivir de noche el imán.
Otro factor que dejaría a más de uno con la boca abierta son ciertas peticiones de algún cliente en horario nocturno, a veces más raras que los propios fenómenos paranormales, me abstendré de dar ejemplos por pura profesionalidad... En definitiva, ¿vivir de noche? Todo ventajas.

sunrise
Solía abrazar la noche cuando disponía de ella por tiempo limitado, ahora que vivo en ella, la verdadera inspiración está en el día.

Seguir leyendo

11 julio, 2015

A la luz de una vela


Me encontré una calurosa noche de julio sentado en la oscuridad de mi cuarto. Solo una vela alumbraba mi escritorio, bajo la que leía fascinantes historias de tiempos viejos y nuevos. Era el siglo XXI, pero esa noche la intensa luz eléctrica me molestaba; eran los tiempos de la tecnología, pero mientras mi ordenador permanecía en segundo plano, silencioso y abandonado, yo escribía a mano; era sábado, pero no sentí necesidad de relacionarme y socializar, era mi tiempo de soledad. Un tiempo valioso del que me gusta disfrutar, en el que exprimo y compruebo hasta dónde llega mi potencial. El valor está en los sueños, dijo un escritor, y los míos se pueden realizar, de modo que entre otras cosas en mi tiempo libre hago lo que mejor se me da, pensar.

Alguna vez me he preguntado la razón por la que algunas personas huyen bajo cualquier pretexto de la soledad. ¿Hay algo en sí mismos que temen, quizá? ¿Precisan compañia para llenar algún vacío o sencillamente se aburren a sí mismos? No lo sé, la verdad.
Yo no suelo aburrirme, y no termino de comprender el concepto. Para mí, si dispones de libertad no hay espacio para el aburrimiento, pero eso es sólo lo que yo creo, quizás al fin y al cabo, sea más limitado de lo que me gusta pensar.

Seguir leyendo

04 julio, 2015

Wildheart

beauty


Veo la belleza, aunque si la observas bien nunca sabes donde empieza
Siento su rareza, es una entre cien, flor de loto en la maleza
Noto su presencia en mi rubor, en un brillo que despierta
Algo en ella cautiva el alma, algo la sosiega

Los corazones salvajes viven en su calma
por razones misteriosas, carecen de forma
Viven sin ataduras y no se conforman
sensaciones intensas siempre te evocan
Son almas sin rumbo que viven y exploran
conviertiendo estanques en mares y olas

Maestro del amor, no rompas su corazón
alumbra su camino, un pañuelo y un adiós
Sublímadores, catalizadores de iluminación
es la química, la pasión, el deseo y la atracción
cuán clave es la alquimia que daña la razón
para la que sólo el autoconocimiento es salvación
Si crees que sufres por amor, no conoces el amor.

Seguir leyendo

07 mayo, 2015

Recapitulemos

africa

He tardado en encontrar un momento de paz en el que sentarme frente al teclado y escribir sin la presión del tiempo sobre mis hombros, pero finalmente aquí estoy. No es que no tenga cosas que hacer, una lista de tareas me requiere y he de hacerlas más temprano que tarde, pero pienso que uno debe sacarse tiempo de la manga para hacer lo que debe. En realidad debería estar estudiando, pero bueno, cada uno tiene sus prioridades; cuando la manga se queda sin tiempo a veces hay que robar momentos a otras funciones.

Hace ya más de un mes que me trasladé a Madrid por trabajo, y en este tiempo por desgracia no he escrito más que símbolos matemáticos. Estudiar y trabajar no es cosa fácil.
Estaba hastiado, y al final cansado de tanto estrés me lo dejé en el metro. Abandonarlo no fue cruel, seguro que algún madrileño lo acoje, están acostumbrados a él, pero yo soy del sur y necesito tranquilidad. Por si no lo habéis notado estoy en modo africano, y es así porque la vida sin estrés es mejor vida.

En África uno puede no tener casi nada, puede no tener nada y ello no suponer un problema, porque lo valioso son las personas de las que te rodeas, y allí ese es nuestro verdadero tesoro. También ayuda nuestra capacidad innata en parte provista por el cálido clima sureño de mantenernos alegres casi todo el tiempo. Es una cualidad importante que no hay de que subestimar en el día a día, pues la manera de pensar afecta directamente en nuestro estado de ánimo.

forma africa hombre

Hace ya 5 años, en abril de 2010, escribí una apología al optimismo de la cual me siento muy orgulloso, un pequeño texto que discerní con 20 años y cuya lectura creo, no tiene desperdicio. La encontraréis al final del blog. No de esta página, sino al final de las más de 22 páginas que lo componen, llenas todas ellas de los temas más variados y diversos. Obviamente hay un atajo en el «Archivo del blog», a vuestra derecha. Son ya 5 años para algunos de los que me leen, cinco años del Blog de Uss con el que en ocasiones os divertís y supongo que alguna vez también os aburrís. Por eso mis puertas permanecen siempre abiertas, para salir y entrar a voluntad.

¿Por dónde iba? Sí, os hablaba de África, la primera madre que me concibió y de la que partí con solo 3 años, pero cuya impronta es tan poderosa que ese tiempo fue suficiente para impregnar en mí la vitalidad sureña que me caracteriza. ¿Una madre, África? Sí, África es una mujer, no una mujer cualquiera, sino La mujer. Si mi continente tiene un género, es femenino. Se nota en su esencia, es palpable en el aire y sus personas. Fue la primera tierra madre, cuna de todos y cada uno de los que hoy poblamos el planeta. Si personificásemos África sería una mujer, una anciana y una niña. Es imposible conocerla y no enamorarse, no aprender, no encariñarse... ¿La razón? Es salvaje, genera desconcierto al nuevo visitante, es puro sentimiento. África es una matriz; es visceral e intuitiva, es sabia, natural y emotiva. Peligrosa y atractiva. A su vez mundana y divina; cruel a veces, pero también compasiva.

reina africanamujer africanaanciana africananiña africana

No soy el mayor experto sobre mi continente, no puedo hablaros de lo que se vive allí ahora, más haciendo como hace 9 años que no acudo a su llamada, pero sí puedo hablaros del espíritu africano, ya que de un modo un otro éste nunca me ha abandonado. Cuando me preguntan de dónde soy siempre respondo que de Senegal, África. Sencillamente es porque a pesar de haberme criado aquí, soy muy consciente de mis raíces, y pese a ser un hombre del mundo en general, soy africano en particular.

Aunque en Europa vive hace mucho mi cuerpo, parte de mi corazón y alma permanece aún en algún rincón de África, esperando que vaya a reclamar lo que es mío. En fin, se acerca el tiempo de regresar al origen.

Seguir leyendo

26 marzo, 2015

Tragedia Germanwings 4U9525


restos del vuelo accidentado

A estas alturas todos hemos tenido noticias sobre la trágica pérdida de 150 almas en el terrible accidente aéreo de hace un par de días.

Se me hace difícil creer por mi fe natural en las personas que alguien en su sano juicio, que sacrifica todo lo que hay que sacrificar para llegar a ser piloto de transporte en una linea aérea decida sin más estrellar con sus propias manos un avión con mujeres, niños, bebés, jóvenes, recién casados, padres de familia... a bordo.

Cada día practicamos ejercicios de confianza al apagar de algún modo nuestro mecanismo instintivo de seguridad y supervivencia, poniendo nuestras vidas en manos de todo tipo de pilotos y chóferes: de motos, coches y metros, de trenes y de aviones. Me pregunto cómo puede alguien romper ese acuerdo tácito para la seguridad general.

Hace apenas unos minutos el responsable de Lufthanasa, Carsten Spohr, ha dado la cara, como corresponde en una situación como esta, con total transparencia. Dándonos en rueda de prensa todos los datos de que dispone y apoyando tanto económica como moralmente a los familiares de los fallecidos.

carsten spohr

Las pruebas indican que el copiloto, durante la breve ausencia para ir al baño del comandante, bloqueó el acceso a la cabina de mando e inició voluntariamente el descenso del aparato desoyendo las llamadas de los controladores aéreos y del piloto que aporreaba la puerta a su regreso. Los pasajeros no supieron lo que sucedía hasta segundos antes del impacto, cuando vieron las montañas desde las ventanas. La muerte fue inmediata.

Soy incapaz de asimilar tal despropósito. Siempre pensé que la decisión de reducir de 3 a 2 el número de pilotos en un avión fue un error. Las 150 a 300 personas que puede transportar un avión son demasiadas vidas para depender solo de dos personas, pero evidentemente esto no es responsabilidad de una compañía aérea, sino de las autoridades pertinentes.

Antes eran 3 los pilotos en la cabina de mando, un piloto, su copiloto y un ingeniero de vuelo, que era el encargado de los cálculos, el control de los motores y los instrumentos. Es evidente que el avance de la tecnología permitió la toma de esta decisión, ¿pero qué hay de la seguridad? Quizá deberíamos plantear la posibilidad de instaurar la figura de un piloto de guardia a bordo.

Mis más sentido pésame a todos los familiares y amigos.

helicoptero de busqueda


Seguir leyendo

16 marzo, 2015

El Alma del Viajero


viajero

Estuvo bien volver a casa. A la familia y a los amigos, a la zona de confort. Pero al final, el camino siempre me reclama. Soy un nómada, algo me impide quedarme quieto cuando creo que un lugar me ha regalado ya toda la experiencia que podía ofrecerme.

Llegó la nochevieja y con ella me pregunté qué pretendía sacar del 2015, pero no extraje nada en claro, estaba seco como las hojas del ciprés en otoño. La noche anterior había sido memorable, y para ser franco, temía al nuevo año. Lo veía aburrido, lánguido y sin color, las perspectivas no eran más que tristes tonos de gris; no buscaba el arcoiris, pero algo de magia nunca viene mal.

Cuando las cosas están raras mi estómago se resiente, es algo primitivo, biliar, una extraña sensación. Las entrañas se revuelven para indicarme un nuevo rumbo, un objetivo, una nueva meta que active mis neuronas como enciende una llave el complejo sistema de un automóvil moderno. Activados los músculos que amablemente me han llevado siempre de un lugar a otro sin cobrarme por transporte, salí a pasear, para que quizá algo de aire fresco diera entrada a nuevos destellos e ideas en mi mente entonces aburrida.

Lo vi claro: "mi nuevo objetivo es viajar, viajar por todo el mundo, siempre lo ha sido." ¿Cómo hacerlo? No tenía la menor idea. "No poseo un pasaporte europeo que me abra las fronteras del mundo libre, soy solo un emigrante bien adaptado al que aún no han otorgado la libertad. Por el momento un ave encerrada en una bonita jaula, que sueña con salir al exterior de su pequeño mundo."

La primera parada fue Madrid, unos meses allí siempre resultan intensos, ya sabéis, es la capital, hogar de Cervantes. A dos pasos el Retiro, un buen lugar para pensar. Madrid, donde la realidad de cada rincón del país se amplifica hasta la saciedad. Hogar de cultos, pero también de estirados, de artistas y rastafaris, donde conviven los ciudadanos de a pie con las 'princesas del pueblo'. También donde 'grandes hermanos' colman el día de trabajadores cansados y adolescentes aún despiertos. Malos ejemplos para nuestros mancebos; donde showmans y personajes van a vivir del cuento, ¿y por qué no? es su momento. Es innegable que Madrid es una ciudad con encanto, con lo bueno y con lo malo. Disfruto visitándola de vez en cuando.

Equis e i motivos me han traído de vuelta a la costa, sin poder hacer nada para evitarlo. Porque la vida es a veces como los muelles, puedes irte lejos, pero cuando la tierra llama, siempre vuelves.

africa y el mundo


Seguir leyendo

26 enero, 2015

Medicina convencional y alternativa

curacion

El instinto es la cuna de mis grandes movimientos. Fue instinto lo que me llevó a Gran Canaria hace casi 3 años, donde viví grandes experiencias y descubrí el boxeo.  También fue el instinto lo que me motivó a viajar a Francia en 2011, adentrándome en la que ha sido hasta hoy la mayor aventura de mi vida .
Ese mismo instinto me trajo hace menos de una semana a Madrid, y ya ha comenzado a dar sus frutos.

Tras mi temporada de carreras populares, la media maratón y el kilómetro vertical (una carrera entre las montañas que terminaba en el pico del Mondúber) mi cuerpo estaba bastante resentido. Dolencias que arrastraba desde hacía tiempo empezaban ya a resultarme muy molestas: una contractura en el trapecio, un terrible dolor de rodilla y molestias en el estómago.

Para mí esto suponía un problema importante, ya que siempre he pensado que el sistema sanitario español tiene una organización totalmente caduca e ineficaz. Con todo esto en la mente era difícil arrastrarme hasta un hospital por mucho que lo necesitara, así que debía hacer algo.

No penséis que hablo por hablar, no suelo hacerlo. Varias malas experiencias me han llevado a esa conclusión. Como aquella vez en que ingresé en urgencias con terribles dolores, fiebre, sudores y vómitos, en las que tras tratarme como a un niño molesto y hacerme pruebas durante 12 horas, me mandaron a casa sin soluciones. O como la vez que fui por un dolor de espalda y me dijeron que con ibuprofeno se me pasaría en unas semanas, tras lo que la contractura –que es lo que tenía– se me hizo prácticamente crónica.

Un sistema basado en la venta de medicamentos y promoción de la industria farmacéutica que nos vende que los fármacos lo soluciona todo, sin contar con los riesgos de la automedicación.

medicamentosindustria farmaceutica


Este sistema está fundamentado en una mentira colosal: que los medicamentos curan. Un medicamento nunca va a curar una enfermedad. Puede prevenirla, puede hacer que dejemos percibir los síntomas, pero no puede curarnos. No niego a importancia de la medicina convencional cuando es necesaria, protesto por cómo han convertido el uso de los medicamentos en algo cotidiano y normal cuando no debería serlo.

Un sistema en que la atención que se te dedica tras una larga espera es de 3 minutos; en el que un especialista es un ser tan difícil de ver como un unicornio; en el que en vez de mandarte medicamentos genéricos, te recetan lo más caro, cuando todos sabemos que el pueblo no está para tirar cohetes; donde no te remiten a los profesionales adecuados cuando corresponde; y en el que cuando las cosas se complican o resultan caras, te dejan tirado como una colilla en el cenicero.

dinero farmacia

Por todo ello, en esta ocasión en vez de ir al médico por mi problema de rodilla, decidí ir al fisioterapeuta. Para mi suerte, este resultó ser un auténtico prodigio, que no solo encontró inmediatamente –y no un año después– solución a mi problema de rodilla –y sí, he dicho solución–  también relacionó y dedujo de mi problema en la espalda, las molestias estomacales que sufro, explicándome que el nervio que conecta el cerebro con el estómago pasa por el trapecio por lo que si tienes muchos problemas estomacales saturan el nervio y eso acarrea contracturas en el trapecio. Resolvió el síntoma paliando a su vez el foco del problema. Y fue así como invertí el hasta hoy dinero mejor gastado de toda mi vida .

A mi parecer,  la principal causa de enfermedades es la somatización de irregularidades mentales subconscientes, por lo que debemos cuidar nuestro bienestar mental. Como decían los romanos: "Mens sana in corpore sano".

salud positiva

Seguir leyendo