07 mayo, 2015

Recapitulemos

africa

He tardado en encontrar un momento de paz en el que sentarme frente al teclado y escribir sin la presión del tiempo sobre mis hombros, pero finalmente aquí estoy. No es que no tenga cosas que hacer, una lista de tareas me requiere y he de hacerlas más temprano que tarde, pero pienso que uno debe sacarse tiempo de la manga para hacer lo que debe. En realidad debería estar estudiando, pero bueno, cada uno tiene sus prioridades; cuando la manga se queda sin tiempo a veces hay que robar momentos a otras funciones.

Hace ya más de un mes que me trasladé a Madrid por trabajo, y en este tiempo por desgracia no he escrito más que símbolos matemáticos. Estudiar y trabajar no es cosa fácil.
Estaba hastiado, y al final cansado de tanto estrés me lo dejé en el metro. Abandonarlo no fue cruel, seguro que algún madrileño lo acoje, están acostumbrados a él, pero yo soy del sur y necesito tranquilidad. Por si no lo habéis notado estoy en modo africano, y es así porque la vida sin estrés es mejor vida.

En África uno puede no tener casi nada, puede no tener nada y ello no suponer un problema, porque lo valioso son las personas de las que te rodeas, y allí ese es nuestro verdadero tesoro. También ayuda nuestra capacidad innata en parte provista por el cálido clima sureño de mantenernos alegres casi todo el tiempo. Es una cualidad importante que no hay de que subestimar en el día a día, pues la manera de pensar afecta directamente en nuestro estado de ánimo.

forma africa hombre

Hace ya 5 años, en abril de 2010, escribí una apología al optimismo de la cual me siento muy orgulloso, un pequeño texto que discerní con 20 años y cuya lectura creo, no tiene desperdicio. La encontraréis al final del blog. No de esta página, sino al final de las más de 22 páginas que lo componen, llenas todas ellas de los temas más variados y diversos. Obviamente hay un atajo en el «Archivo del blog», a vuestra derecha. Son ya 5 años para algunos de los que me leen, cinco años del Blog de Uss con el que en ocasiones os divertís y supongo que alguna vez también os aburrís. Por eso mis puertas permanecen siempre abiertas, para salir y entrar a voluntad.

¿Por dónde iba? Sí, os hablaba de África, la primera madre que me concibió y de la que partí con solo 3 años, pero cuya impronta es tan poderosa que ese tiempo fue suficiente para impregnar en mí la vitalidad sureña que me caracteriza. ¿Una madre, África? Sí, África es una mujer, no una mujer cualquiera, sino La mujer. Si mi continente tiene un género, es femenino. Se nota en su esencia, es palpable en el aire y sus personas. Fue la primera tierra madre, cuna de todos y cada uno de los que hoy poblamos el planeta. Si personificásemos África sería una mujer, una anciana y una niña. Es imposible conocerla y no enamorarse, no aprender, no encariñarse... ¿La razón? Es salvaje, genera desconcierto al nuevo visitante, es puro sentimiento. África es una matriz; es visceral e intuitiva, es sabia, natural y emotiva. Peligrosa y atractiva. A su vez mundana y divina; cruel a veces, pero también compasiva.

reina africanamujer africanaanciana africananiña africana

No soy el mayor experto sobre mi continente, no puedo hablaros de lo que se vive allí ahora, más haciendo como hace 9 años que no acudo a su llamada, pero sí puedo hablaros del espíritu africano, ya que de un modo un otro éste nunca me ha abandonado. Cuando me preguntan de dónde soy siempre respondo que de Senegal, África. Sencillamente es porque a pesar de haberme criado aquí, soy muy consciente de mis raíces, y pese a ser un hombre del mundo en general, soy africano en particular.

Aunque en Europa vive hace mucho mi cuerpo, parte de mi corazón y alma permanece aún en algún rincón de África, esperando que vaya a reclamar lo que es mío. En fin, se acerca el tiempo de regresar al origen.

2 comentarios:

  1. Hola Uss! Me ha encantado esta entrada, sobretodo cuando dices que en África puedes no tener nada porque lo valioso son las personas que te rodean. No puedo estar más de acuerdo, sería genial si valorásemos más las personas y no las cosas. A todo esto, me encantaría ir a África ;) Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Hola Lau Rhead =)
    Me alegra mucho que te haya gustado. Siempre fue así, pero a veces el consumismo nos absorbe más de lo que debería, quitando nuestra atención de lo que es realmente importante.
    Espero que lo hagas algún día, porque es mucho más que un lugar. Otro para ti!

    ResponderEliminar