17 noviembre, 2015

La macrovisión: Teoría de la frialdad

objetivo camara


Tengo una extraña capacidad de cambio de perspectiva:
Consiste en ampliar tanto mi visión de las cosas, que lo mundano resulta insignificante. Una visión global de la humanidad que me libra de las emociones. A veces cometo el error de hablar con la gente desde este punto de vista y me tachan de frío o insensible. No soy frío y no soy insensible. Pero objetivamente, ¿qué valor tiene una vida cuando la comparas con infinidad de ellas? Cada cierto tiempo perdemos una frecuencia auditiva, una frecuencia concreta que no volveremos a escuchar jamás durante el resto de nuestras vidas, pero no lloramos por ello.

Cada otoño el árbol pierde sus hojas. Eran importantes, sí; formaban parte de él, pero el mundo continua y el ciclo sigue. Es parte de la naturaleza: la vida, el cambio y la muerte.
Si aplicamos la analogía a todo el conjunto existente de la humanidad del que formamos parte, como hojas del árbol, caemos y otras pasan a sustituirnos, es el orden natural de las cosas. En nuestra condición humana nos vienen impuestas las emociones y los sentimientos, son gran parte de lo que nos hace humanos, pero eso no quita el hecho de que la muerte sea algo natural e inevitable, algo tan aceptable como lo es la vida. 

comunicacion de masas
No os dejéis manipular, pensad.

¿El fin entonces, justifica los medios? ¿Es todo lo que he dicho antes cierto? ¿Cuántos estáis de acuerdo? ¿Acaso es humano pensar de ese modo, o más bien creemos estar por encima de la humanidad al ver así las cosas? Si ponemos como perspectiva el final de las cosas, claro, todo esto suena medio lógico. Podría hasta convenceros: como todo acaba, a esas cosas temporales te permites restarles importancia. Pero esas cosas son vidas, personas. ¿Acaso no tiene sólo una vida la misma persona que toma esas drásticas decisiones? ¿Y qué es la vida sin sentimientos ni emociones; sin personas que importen? No somos números.

Ni yo soy un robot, ni lo es nadie que pueda leer y entender esto. Al final cualquiera puede tergiversar la realidad, pero un árbol sin profundas raíces no crece mucho.
Todo el que tenga seres queridos debería entender la importancia de la vida.
Debemos respetarla. La de todos.

sequoias

No hay comentarios:

Publicar un comentario