09 marzo, 2016

Actitudes animales

conejo entre pollitos

En «Armas, gérmenes y acero», Jared Diamond hace una más que interesante recopilación de la historia de la humanidad, desde un nuevo punto de vista. Además, apunta de forma sutil –al menos eso extraje yo del libro– que nos equivocamos al olvidar, que a pesar de todo, somos animales. Y como ellos, muy predecibles. Es una obra magnífica, y bastante exacta, sin embargo creo que el hecho de ser animales no tiene por qué limitar nuestras opciones. Su libro, que me animo a recomendaros, me inspiró unas palabras:

Se encontraba deslizante y sin luces,
una gaviota que volaba entre las nubes;
su destino no iba atado al de las huestes,
pues de guerras huía como la peste.

Se encontraba reposada en la baranda
una grulla que cantaba en la mañana,
no callaba, no sufría acobardada,
pues su sangre era fuerte, la avalaba.

Se encontraba escondida entre la maleza
una serpiente que aguardaba a su presa,
sin pestañear, confiada esperaba
que llegase alguna presa despistada.

No se encontraba durmiendo el león
que se negaba a ser un vago dormilón,
cada día trabajaba desde el albor,
y no descansaba hasta ver marchar el sol.

leon y su cachorro


No hay comentarios:

Publicar un comentario